Archivos mensuales: octubre 2017

Sergio Ruiz, director comercial de Ivnosys Soluciones

“CAFirma nace para que los Administradores de Fincas Colegiados puedan empezar a comunicarse con la Administración Pública de forma ágil, segura y automatizada, sin que el proceso de adaptación suponga una carga extra de trabajo para los despachos”

Después de la entrada en vigor de la Ley 39/2015 del Procedimiento Administrativo Común, los Administradores de Fincas Colegiados están obligados a gestionar electrónicamente la comunicación entre las comunidades de propietarios y las Administraciones Públicas. Para facilitar el trabajo a los profesionales colegiados, el CGCAFE ha firmado este mismo año un convenio con CAFirma, una plataforma avalada técnica y jurídicamente, que centraliza certificados digitales y automatiza la gestión de notificaciones electrónicas. Leer Más

38 PUNTOS

Vivimos en un mundo en que la imagen domina las comunicaciones, y adaptarse a esa realidad ha de ser un objetivo prioritario de nuestras organizaciones porque de ello va a depender, en un mundo globalizado, que las distintas profesiones encuentren su reconocimiento social a través de los mensajes que transmitimos con las herramientas más actuales y que permiten, además, la interrelación entre profesionales y ciudadanos.

Con esta premisa nos adentramos en un mundo tan desconocido como interesante, con múltiples y novedosas posibilidades para que pudiésemos comunicarnos de forma directa y eficaz, en tiempo real y con el contenido más actualizado, no solo con nuestros clientes, sino con los ciudadanos en general porque nuestra actividad profesional incide en un bien tan preciado como es la vivienda.

NUESTRAS REDES SOCIALES

El primer paso que dimos fue analizar en qué redes sociales debíamos de estar presentes según el Plan de Comunicación previamente establecido, y la decisión fue que las más indicadas para lo que queríamos transmitir eran Facebook y Twitter. Con ellas alcanzábamos distintos públicos, con los mismos intereses e iguales problemas en sus viviendas, pero con formas distintas de comunicarse y de entender las relaciones profesionales y personales, teniendo en cuenta las diferentes edades de nuestros lectores y colaboradores potenciales.  Es decir, las distintas generaciones tienen problemas comunes, requieren soluciones comunes pero establecen sistemas comunicacionales distintos.

IMAGEN PROFESIONAL

Lo siguiente que planteamos fue que, sin perder nuestros orígenes como profesión, era necesario un cambio en la Imagen Profesional que nos identificara en todo el Estado, y que ésta se asociase, automáticamente, a conceptos como tecnología, comunicación, eficacia o calidad, estableciendo un plan de actuación en nuestras redes sociales para su implantación por los Administradores de Fincas Colegiados que conllevase, aparejado, el reconocimiento de la Imagen Profesional por parte de los ciudadanos. Para ello, en el CGCAFE, a través de su Comisión de Imagen Profesional, se ha trabajado para presentar esta Imagen con el deseo de ofrecer una herramienta que resulte útil para la estrategia de comunicación, tanto individual como colectiva, de los Administradores de Fincas Colegiados.

Entre todos debemos conseguir que la imagen con nuestros 38 puntos valga más que mil palabras. Y para ello es fundamental la intercomunicación en redes sociales”

¿Y cómo implantar la Imagen Profesional Común? Para ello se diseñaron, mensualmente, distintas campañas que, coordinadamente, publican las redes sociales de nuestros Colegios Territoriales y el CGCAFE. No cabe duda que todo ello llevó un trabajo previo de análisis de los problemas existentes, de sus soluciones y de cómo comunicarlo con la mayor efectividad, y los resultados obtenidos han sido, sin duda alguna, muy positivos.

UNA IMAGEN NO ES SUFICIENTE

Pero una imagen por sí sola no es suficiente. La labor, en realidad, comienza ahora y nos corresponde dotarla del contenido adecuado para que cuando los ciudadanos la vean, sea asociada a los valores que nuestras instituciones colegiales representan: eficacia, formación, honestidad, responsabilidad. Entre todos debemos conseguir que la imagen con nuestros 38 puntos valga más que mil palabras. Y para ello es fundamental la intercomunicación en redes sociales.

¿Y para el futuro? Hay que seguir, sin duda alguna, innovando, analizando las nuevas plataformas digitales, si son o no las adecuadas para nuestra organización profesional y lo que queremos transmitir, y cuáles van a ser las más demandadas en un futuro. Porque no hay que olvidar que en el mundo de la comunicación todo queda demasiado pronto obsoleto, y no debemos permitir que el futuro nos encuentre anclados en las viejas redes sociales sin haber previsto por dónde irán las nuevas.

TRANSPARENCIA Y PROFESIONALIDAD

Cuando el CGCAFE comenzó a utilizar las redes sociales, siempre se planteó la premisa de que la exposición social a la que nos enfrentábamos sería considerable, y que cualquier campaña informativa que realizásemos sería analizada al máximo, por lo que establecimos que la transparencia sería uno de los requisitos imprescindibles en nuestro protocolo de actuación, porque no podemos olvidarnos que en estas plataformas digitales no son las protagonistas las organizaciones, sino los ciudadanos. Esta transparencia conlleva dar respuesta a los interrogantes que se nos plantean directamente en redes sociales, o derivarlos al departamento correspondiente bien del Colegio Territorial, bien del CGCAFE.

“Hay que seguir innovando, analizando las nuevas plataformas digitales, si son o no las adecuadas para nuestra organización profesional y lo que queremos transmitir, y cuáles van a ser las más demandadas en un futuro

La profesionalidad también se ha de demostrar en este campo, y han de ser dirigidas por personas con los conocimientos profesionales suficientes y sepan qué son las redes sociales, para qué sirven y cómo funcionan.  No debemos olvidar que son unas herramientas muy potentes de comunicación, donde todo fluye a un ritmo vertiginoso y en muchas direcciones, y que solamente un profesional de la comunicación puede realizar este trabajo, porque, de no ser así, incluso la mejor campaña de imagen y contenido puede acabar siendo un lastre para la profesión que la inicia si quién es el responsable de trasladarla a las redes sociales no es el profesional adecuado para ello.

Justo Villafañé, en su libro “Imagen Positiva: gestión estratégica de la imagen de las empresas”, escribe que “una Imagen Positiva es un activo muy importante que, aunque no queda registrado en las cuentas de resultados, tiene un efecto decisivo”. Y, efectivamente, es así. No podría cuantificarse, económicamente, el valor que una Imagen Profesional reportará a los profesionales, sus colegios territoriales y sus consejos generales, pero sí podemos afirmar el gran valor que obtendremos a nivel profesional, ante las instituciones públicas y privadas y, como no, ante los ciudadanos. ¿Quién no quiere formar parte de este proyecto?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ocupación ilegal de viviendas: ¿qué proponemos?

“La reforma legislativa que defendemos resulta manifiestamente necesaria para combatir lo que constituye en la actualidad una auténtica e injustificable lacra social, el fenómeno de la ocupación ilegal de las fincas”

He tenido la oportunidad de intervenir  ante la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados en el trámite legislativo para la aprobación del Proyecto de Ley de modificación LEC 1/2000, por la que se regula un procedimiento específico para garantizar la posesión de viviendas”. Aunque no es la primera ocasión en la que se invita a nuestra profesión para participar en un debate legislativo  en el Congreso, sí lo es ante la Comisión de Justicia, lo cual es sin duda un hecho particularmente  trascendente.

Leer Más

Los mapas de ruido en las comunidades de propietarios: Regulación, reglamentación y solución.

 

El ruido como factor contaminante y agresor acústico está, lamentablemente, cada día más presente en nuestra vida. Los niveles a los que estamos sometidos muchas veces superan los umbrales que tanto la Organización Mundial de la Salud como muchos expertos establecen como tolerables. Todo ello nos lleva a soportar y sufrir graves perjuicios a nuestra salud.

Leer Más

Exclusividad de la Marca Administrador de Fincas

Pronto se cumplirá un año desde que se publicó la Sentencia de la Sala de lo contencioso del Tribunal Supremo (STS 4868/2016) sobre la Marca Administrador de Fincas. Es difícil no dejarse llevar por la pasión que nos provoca este reconocimiento del alto Tribunal a nuestra profesión y nuestros colegios profesionales en el entorno de esta sentencia sobre nuestra denominación profesional. No obstante, una vez superado el entusiasmo inicial, es hora de valorarla con la serenidad  que nos aporta el paso del tiempo y eso es lo que intentaré con estas breves palabras.

“Cada uno cuenta la feria según le va en ella”. Todos conocemos este proverbio que nos indica claramente que en esta vida siempre hay diferentes puntos de vista para una misma realidad. Esta es una máxima que se repite en todos los ámbitos, pero de manera singular con cada resolución de los tribunales.

Un pleito no es más que un proceso en el que se analizan determinados hechos o circunstancias y cada parte implicada defiende su punto de vista con argumentos, normas, indicios y pruebas. En definitiva, todas las causas judiciales terminan con una sentencia, que siempre es valorada de manera distinta por cada uno de los afectados.

EXCLUSIVIDAD DE NUESTRA DENOMINACIÓN PROFESIONAL

Con la Sentencia de la Sala de lo contencioso del Tribunal Supremo del día 8 de noviembre de 2016, los Administradores de Fincas Colegiados debemos estar muy satisfechos. Y si estamos muy complacidos por el fallo, pero más aún, si cabe, por los argumentos que utilizan los magistrados para justificar la decisión tomada.

En dicha Sentencia se habla de valores como la colegiación obligatoria o la vigencia del Decreto 693/1968 que es la base de toda nuestra estructura colegial.  Y se utilizan estos conceptos para justificar la exclusividad de nuestra denominación profesional. Lo que tantos hemos manifestado durante tantos años tiene ahora toda la fuerza de una Sentencia del Tribunal Supremo.

RECONOCER NUESTRA PROFESIÓN

De los cinco folios que conforman la Sentencia quiero destacar dos frases. La Sala de lo contencioso del Tribunal Supremo, en los Fundamentos de Derecho de esta Sentencia, dice que ‘Administradores de Fincas’ es la expresión habitual en el lenguaje común para reconocer nuestra profesión y añade “…Denominación que debe quedar reservada para las asociaciones corporativas oficiales, sean estas territoriales o estatal, que agrupen a los colegiados que ejercen esta profesión…”

Con la Sentencia de la Sala de lo contencioso del Tribunal Supremo del día 8 de noviembre de 2016, los Administradores de Fincas Colegiados debemos estar muy satisfechos. Y si estamos muy complacidos por el fallo, pero más aún, si cabe, por los argumentos que utilizan los magistrados para justificar la decisión tomada.

Para dar más fuerza a este argumento termina poniendo de manifiesto que “…la utilización de la denominación pretendida induce a confusión y propicia que el consumidor medio pueda llegar a la conclusión contraria, que debe ser evitada…”.

SERVICIOS Y GARANTÍAS PARA LOS CIUDADANOS

A mi juicio, los Fundamentos de Derecho de la Sentencia exceden el ámbito de nuestra propia actividad profesional para entrar en consideraciones que afectan a todas las profesiones colegiadas. De hecho, las organizaciones profesionales que han tenido acceso al contenido de esta Sentencia coinciden en señalar que constituye un respaldo a los argumentos que hemos trasladado a las administraciones públicas para justificar los errores del Proyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales.

De modo que los colegios profesionales en general y nosotros en particular, valoramos esta decisión judicial de manera muy positiva. Decía al principio que cada uno cuenta la feria según le va en ella. Por eso, considero que hay personas e instituciones a las que no les ha gustado la Sentencia. Todos sabemos a quienes nos referimos: aquellos en cuyo punto de mira, incomprensiblemente, están de manera permanente los colegios profesionales y, sobre todo, a quienes pretenden cambiar un modelo profesional que funciona de manera eficiente y que está asentado en nuestra sociedad gracias a los servicios y garantías que reciben los ciudadanos de los profesionales adscritos a colegios profesionales.