ALEJANDRO IZUZQUIZA, director de Operaciones del Consorcio de Compensación de Seguros

“No creo que quepa exigir al Administrador de Fincas colegiado que sea un experto en seguros, pero sí creo importantísimo que los Administradores de Fincas colegiados ejerzan influencia sobre los propietarios que forman la comunidad y les aconsejen y alerten, insistentemente, para que tengan sus riesgos asegurados”

Alejandro Izuzquiza explica que el Consorcio de Compensación de Seguros –CCS- indemnizó con casi 500 millones de euros por los 33.000 siniestros que gestionó con ocasión del terremoto de Lorca de 2011  y va a tener que indemnizar, posiblemente algo más, por los más de 67.000 siniestros que está gestionando a causa de la DANA que afectó a Alicante y Murcia, principalmente, y a Granada, Málaga, Valencia, Madrid y otros lugares de España en septiembre de 2019.

Dolores Lagar Trigo -Administradora de Fincas colegiada y Periodista-

Con estos datos, Alejandro Izuzquiza nos recuerda que, “en sus 65 años de existencia ha demostrado que el seguro de riesgos extraordinarios es la respuesta moderna al problema del resarcimiento de los daños producidos por desastres naturales. El Consorcio de Compensación de Seguros –CCS- es una singularidad del sistema asegurador español. No hay otros Consorcios en otros países. No hay instituciones tan multifuncionales como el CCS”.

¿Cuál es la función y el objetivo del Consorcio de Compensación de Seguros?

El CCS es una entidad pública del Ministerio de Economía y Empresa, cuyo objetivo es complementar y dar estabilidad al sistema asegurador español, en beneficio de los asegurados. Es una entidad que no compite con el seguro privado; como he dicho, lo complementa, y lo hace al realizar funciones que el sector asegurador privado no puede asumir de forma permanente ni estable.

Así ocurre con la cobertura de los legalmente denominados riesgos extraordinarios, como son las inundaciones, los embates de mar, los terremotos y maremotos, las tempestades de viento de velocidad de más de 120 km/h y los tornados, los atentados terroristas o los tumultos populares.

“En cuanto a los daños a las personas, el CCS indemniza los capitales asegurados establecidos en las pólizas de seguro de vida para caso de muerte y en las de accidentes”

¿Qué requisitos debe de reunir una póliza de seguros para que pudiera ser cubierta por el Consorcio en caso de riesgos extraordinarios?

La póliza de seguro debe estar en vigor en el momento de producirse el daño por el riesgo extraordinario; es decir, la prima debe estar pagada en plazo. Además, la póliza de seguro debe cubrir daños en bienes que no estén aún en fase de construcción.

En definitiva, el CCS indemniza todos los vehículos que estén asegurados -basta un contrato con la cobertura mínima obligatoria de daños a terceros- y todas las viviendas, oficinas, comercios e industrias con alguna cobertura de daños o de inhabitabilidad o pérdida de beneficios. Por tanto, las clásicas pólizas de multirriesgo de hogar, comunidades de propietarios, pymes, industrias etc…, que se comercializan en el mercado llevan aparejada la cobertura del CCS. Lo mismo ocurre con los seguros que cubren obras civiles que no están en construcción, sino terminadas.

En cuanto a los daños a las personas, el CCS indemniza los capitales asegurados establecidos en las pólizas de seguro de vida para caso de muerte y en las de accidentes, se llamen de accidentes o no; por ejemplo, si en una póliza de multirriesgo de hogar o en una de seguro de automóviles existen capitales asegurados para el caso de accidentes, el CCS indemnizará los capitales asegurados en el caso de incapacidad temporal o permanente, o de incapacidad parcial, total o absoluta, o de muerte a consecuencia del riesgo extraordinario. 

“CCS indemniza por la pérdida de habitabilidad y las pérdidas de alquileres en los casos de viviendas y la pérdida de beneficios en los casos de oficinas, comercios o industrias, si tuvieran contratada esa cobertura”

¿Qué  debe establecer la póliza de seguro para que el Consorcio haga efectiva una indemnización ante catástrofes naturales?

Que el bien o la persona estén asegurados; que estén al corriente del pago de la prima; y que comuniquen al CCS los daños producidos solicitando la indemnización, facilitando la cuenta bancaria a la que se desea que el CCS realiza la transferencia bancaria por el importe de la indemnización. El CCS entonces valorará, a través de sus peritos de seguros, los daños indemnizables, a la vista del contrato de seguro de que disponga el asegurado afectado. La valoración se realizará de acuerdo con las cláusulas del contrato de seguro y de los preceptos de la Ley de Contrato de Seguro y de la normativa legal del seguro de riesgos extraordinarios. 

¿Qué daños quedan cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros en este tipo de siniestros?

En el caso de daños a bienes, los daños materiales directos producidos al bien por el riesgo extraordinario -importe de la reparación o de la sustitución del bien dañado, según proceda-; determinados gastos complementarios, como son los de desembarre, extracción de lodos, demolición, desescombro o de transporte a vertedero, con el límite del 4% del capital asegurado en el seguro contratado. Además, la pérdida de habitabilidad y las pérdidas de alquileres en los casos de viviendas y la pérdida de beneficios en los casos de oficinas, comercios o industrias, si tuvieran contratada esa cobertura.

“El CCS calcula la indemnización ateniéndose a los mismos capitales asegurados y a las distintas cláusulas del contrato de seguro celebrado por el afectado por el riesgo extraordinario”

Y en los casos de fallecimiento o incapacidad temporal o permanente, en sus distintos grados, el capital asegurado para cada uno de esos conceptos en la póliza de seguro.

En general, cabe decir que el CCS calcula la indemnización ateniéndose a los mismos capitales asegurados y a las distintas cláusulas del contrato de seguro celebrado por el afectado por el riesgo extraordinario. El CCS sigue, en su caso, las mismas exclusiones y los mismos límites que figuren en la póliza de seguro. 

Sobre el valor de los daños cubiertos en la póliza de seguro, en el caso de comercios, industrias y obras civiles la legislación del seguro de riesgos extraordinarios establece una franquicia del 7% -ha bajado del 10% al 7% hace algunos años- de los daños indemnizables. No hay deducción alguna por franquicia, en cambio, en los casos de viviendas, comunidades de propietarios y automóviles. Y en el supuesto de inhabitabilidad o pérdida de beneficios el CCS aplica la misma franquicia que el asegurado hubiera contratado en su póliza de seguro.

“En el supuesto de inhabitabilidad o pérdida de beneficios el CCS aplica la misma franquicia que el asegurado hubiera contratado en su póliza de seguro”

Respecto a las comunidades de propietarios e inmuebles en general, ¿qué daños cubriría el Consorcio?

Los daños que estén contemplados en la póliza de seguro. Podemos decir que el CCS “sustituye” a la aseguradora privada cuando lo que se ha producido no ha sido un incendio, un robo o un riesgo “estándar”, sino una inundación, un embate de mar, un terremoto o cualquier riesgo extraordinario. Si hay confluencia de un seguro de comunidad de propietarios con seguros particulares de algunos o de todos quienes habitan un edificio para viviendas, el CCS examina todas las pólizas que amparan daños producidos en esa comunidad de propietarios, distinguiendo daños comunes y daños privativos. Y sobre los daños indemnizables, como ya he dicho, no hay deducción de franquicia alguna ni en viviendas privativas ni en comunidades de propietarios de viviendas.

Los Administradores de Fincas colegiados realizan un importante trabajo en los supuestos de desastres naturales. ¿Cómo debe de actuar para presentar las solicitudes de indemnización en el CCS?

Las solicitudes de indemnización se pueden presentar al CCS a través de dos vías: por llamada al teléfono gratuito 900 222 665, que es el Centro de atención telefónica del CCS, o por internet, dando los datos en la página web en lugar de hacerlo al CAT. Quien llama puede ser el propio asegurado o alguien en su representación -el agente de seguros, el corredor de seguros, la entidad aseguradora o el Administrador de Fincas colegiado del inmueble-. En términos generales, se suele utilizar el teléfono en el 70% de los casos e internet en el 30% aproximadamente. Es necesario dar los datos de la póliza de seguro -el CCS no interviene si no hay seguro-, del bien dañado y del asegurado y de quien solicita en su nombre la indemnización, si fuera persona distinta del asegurado.  

“Las solicitudes de indemnización se pueden presentar al CCS a través de dos vías: por llamada al teléfono gratuito 900 222 665, que es el centro de atención telefónica del CCS, o por internet, dando los datos en la página web”

Yo no creo que quepa exigir a un Administrador de Fincas colegiado que sea un experto en seguros, pero sí creo importantísimo que los Administradores de Fincas colegiados ejerzan influencia sobre los propietarios que forman la comunidad y les aconsejen y alerten insistentemente para que tengan sus riesgos asegurados y ello en sentido pleno: por un lado, los seguros deben estar bien contratados, con coberturas y con capitales asegurados suficientes; y, por otro, las primas del seguro deben pagarse en sus plazos. Y para ello sí cabe que todos se asesoren, si es necesario, por un experto en la materia.

… Y TAMBIÉN NOS EXPLICA OTRAS FUNCIONES DEL CCS:

  1. “En el ámbito del seguro obligatorio de automóviles, indemnizando a las víctimas de los accidentes que producen los vehículos que circulan ilegalmente sin seguro;  o las víctimas de los que se dan a la fuga y no son identificados; o las de los vehículos robados; o las de los vehículos que sí están asegurados, pero lo están en aseguradoras en liquidación por insolvencia. Además, el CCS asegura a los vehículos cuyo aseguramiento no es aceptado por el seguro privado, por lo que cabe decir que en España nadie tiene disculpas para conducir sin seguro: en defecto de oferta de seguro, puede circular legalmente con el seguro obligatorio del CCS”.
  2. “El CCS también da soporte, mediante coaseguro y reaseguro, al sistema español de seguros agrarios combinados. El sistema, uno de los más evolucionados del mundo, no podría existir sin el respaldo financiero del CCS”.
  3. “El CCS también es el liquidador de las aseguradoras insolventes, ofreciendo a los asegurados y terceros perjudicados, es decir, a los acreedores por contrato de seguro, indemnizaciones rápidas y en cuantía igual o casi igual, según los casos, al importe que tenía pendiente de pago la aseguradora insolvente”.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s