El Administrador, de la “Emoción” a la “Pasión”

“… Querido y apreciado “Administrador”, motivador, líder, director, psicólogo, coach, abogado, economista, director de recursos humanos, gestor, tramitador, educador, mediador de conflictos, comunicador, director de compras y ventas, comercial y formador; querido “Administrador”, me pongo en contacto por la presente para mostrarte mis más sinceras disculpas por las noches de sueño que te he quitado, por las objeciones y por las quejas fuera de tono y de tonalidad, por absorber tu energía, por pedirte que arreglaras tú mismo el ascensor el domingo pasado, por culparte de todas las goteras, cuando en realidad la gotera la tenía yo, perdón por el tiempo al teléfono que te quité cuando yo no tenía nada que hacer”.

Jaime Santamaría Vega
-Formador-